Virgen de la Cueva

Localización:

  • Comarca: La Jacetania
  • Municipio: Jaca
  • Localidad: Barós
  • Topónimo: Oroel

Lat.: 42.5138
Long.: -0.5320

UTM X: 702746.94094
UMT Y: 4709777.80435
Zona UTM: 30

Tipo morfológico:
Ermita / Iglesia

Tipo funcional:
Espacios Sacralizados, Rituales, Curativas

Descripción

Santuario rupestre que se ubicaba bajo una gran balma de conglomerado en la cara sur del monte Oroel.
Ampliamente visitado, con un culto antiguo y plenamente vigente en la actualidad, en la primavera de 2012, la balma que hacía de techo se desplomó sobre la cueva destruyéndola casi por completo. Únicamente la zona del “altar” quedo indemne pero muy afectada. La sala donde oían misa casi un centenar de romeros ha desaparecido.
Rafael Leante en su obra lo describe así:
Está la ermita debajo de una peña, en aquel espeso y enriscado monte; la iglesia es un hueco que dejó la naturaleza en la montaña de modo, que pavimento y techo lo forma la misma peña, cerrada por dos paredes de mampostería ordinaria, en el poniente y mediodía. Era tan reducida su elevación, que una persona de regular estatura no podía estar derecha en la parte interior del primer cuerpo, por lo que en el año 1872 se rebajó el pavimento unos quince centímetros, a costra de grandes esfuerzos, por la dureza del terreno. El espacio de la ermita es reducido, solo mide unos ocho metros de longitud por seis de latitud: sin contar el presbiterio que está separado por medio de una verja de hierro, que es de seis metros de largo por dos con cincuenta de ancho, con un lado entrante hacia el lado del evangelio, cuyo sitio ocupa un segundo altar dedicado al Santo Cristo.
La circunstancia notable de esta ermita es, que en toda la cubierta del primer cuerpo y en alguno que otro punto del presbiterio, hay filtraciones constantes de pequeñas gotas de agua, las que han llegado a formar algunas estalactitas. Muchas veces se ha pretendido combatirlas, buscando su origen exterior y atacándolas interiormente, pero todo ha sido inútil, constantemente manda a la tierra su rocío. A ello se debe, sin duda, la gran fe que los habitantes de esta comarca tienen en la Santísima Virgen de la cueva, como abogada y mediadora para obtener de Dios el beneficio de la lluvia; y en las continuas sequías, allí acuden en devota romería entonando una copla tradicional en el país y popular en la ciudad que principia: Que llueva, que llueva, Virgen de la Cueva.

Historia

Desconocida. La talla, según R. Mur, presenta restos románicos en los pies, el asiento y parte del cuerpo aunque en época barroca se debió aserrar la mitad superior para que el cuerpo de la Virgen y del Niño pudieran ser vestidos con mantos. Por último, en la última contienda civil, fue mutilada y parcialmente destruida siendo restaurada en Pamplona dándole la apariencia que actualmente tiene.

Leyenda y tradición oral

Varias leyendas orbitan sobre la Virgen de la Cueva, santuario venerado y querido por los habitantes de la Jacetania.
La fundacional asegura que un pastor que cuidaba un hato de cabras observó durante varios días como, nada más sacarlas a pastar, una cabra desaparecía del rebaño cada día para regresar junto a él a atardecer. Un día, el cabrero decidió seguir al animal para ver como se introducía en una cueva donde encontró la talla de la Virgen.
Otra leyenda asegura que fue en esa cueva donde los cristianos se juramentaron en el siglo VIII para defender el incipiente reino de Aragón de la amenaza musulmana e iniciar la reconquista.
Se celebra anualmente una romería el último domingo de Mayo. El oficio religioso ahora se realiza fuera de la ermita.

Acceso

Antigua carretera N-330, Sabiñánigo-Jaca. Desvío a la derecha, señalizado a Navasa. Pasada esta población, continuaremos por la carretera que trepa hacia el puerto de navasa. Metros antes de llegar, señalizada, sale pista asfaltada en malas condiciones que, en seis kilómetros, nos deja en el Parador de Oroel.
Una vez allí, cogeremos el camino, muy bien señalizado y trazado que trepa al mítico monte Oroel. En el collado de las neveras, o collada Portillo, cuando el bosque nos ha acompañado hasta entonces y la pendiente remiten ostensiblemente, una senda se dirige a la cumbre de Oroel y otro, el que debemos coger, desciende por la cara sur de la montaña hasta la ermita de la Virgen de la Cueva.

Entorno

El monte Oroel constituye una de las imágenes más reconocibles de la Jacetania. Sus 1769 m. enseñorean la ciudad de Jaca y todos los pueblos de su piedemonte siendo un ejemplo perfecto de “montaña sagrada.
La zona donde se asienta la ermita, orientada al sur y mucho más seca que la vertiente norte, se recupera paulatinamente de talas, incendios y pastoreos siendo un ejemplo típico de regeneración forestal.

Estado de conservación

Malo. La cueva, como se ha mencionado, se ha derrumbado parcialmente destruyendo el espacio que correspondía a la “nave” salvándose únicamente parte del presbiterio aunque resulta difícil y peligroso acceder a él.

Información adicional

Datos de la ficha: José Miguel Navarro

Track de acceso

Galería