Piedra Fecundante

Localización:

  • Comarca: Alto Gállego
  • Municipio: Sabiñánigo
  • Localidad: Secorún
  • Topónimo:

Lat.: 42.400861111
Long.: -0.152916667

UTM X: 734311.92446
UMT Y: 4698212.19700
Zona UTM: 30

Tipo morfológico:
Piedra

Tipo funcional:
Espacios Sacralizados, Fecundantes, Pareidolias

Descripción

La piedra fecundante se encuentra al lado de la ermita de Santiago. Transcribo el texto del guion de la pieza elaborada para televisión:

Ocultos y engullidos entre la vegetación todavía se pueden apreciar los restos que han resistido en pie de lo que fue el pueblo de Secorún, uno de los más importantes de La Guarguera hasta la primera mitad del siglo pasado.
Enrique Satué, en sus trabajos de campo rescatando las tradiciones de Serrablo, fue informado hace algunos años de una curiosa piedra a la que se atribuían propiedades fecundantes para las mujeres estériles.
Eugenio Monesma ha acudido hasta Secorún, acompañado por José Miguel Navarro, para conocer esa interesante piedra de fecundidad.

“Allí está la piedra que decían que tenían que pasar las mujeres para poder tener hijos, pero primero vamos a subir a ver la ermita. Y luego vemos la piedra. Vamos a verla por dentro. Está en ruinas. Toda en ruinas, sí, sí. Es una pena que esté en ruinas. Todo ruinas. Pero, bueno, se conserva el ábside. Mira, tenía pinturas. Mira, como en casi todas las ermitas, ha levantado alguien el ara del altar buscando la posible lipsanoteca donde se guardaban las reliquias y el acta de consagración de la iglesia. La misma leyenda que circula en los dólmenes, que están allí tesoros escondidos y que por eso se levantaron la mayoría y se expoliaron, la misma leyenda circula en las ermitas, la olleta de oro, la olleta de oro escondida debajo del altar. Entonces, la gente, posteriormente a la despoblación, lo que hizo es alguien que se acordaba de esas leyendas, venía, levantaba la piedra y normalmente lo que descubrían era este hueco que era donde se colocaba la lipsanoteca y el acta de consagración de la ermita. Una lipsanoteca es una cajita normalmente de madera que tiene un acta de consagración escrita en pergamino y una reliquia del santo titular. En este caso Santiago. En este caso Santiago, exactamente. Y además, tenemos pinturas arriba, restos de lo que queda de unas pinturas, unas pinturas, probablemente populares… Lo que sí que es interesante es que la bóveda del ábside está hecha de tosca. Si te fijas, la tosca es un material sedimentario que se cría en manantiales con el agua cuando tiene una proporción alta de carbonato cálcico y se usa para hacer este tipo de estructuras o las chimeneas troncocónicas de los pueblos porque aguanta muy bien la presión y sobre todo porque pesa muy poco. Exactamente. Al final está llena de aire. Es muy porosa.”

Al igual que ocurre con algunas piedras existentes en Aragón y en el resto de Europa, a las que se les atribuye el don de la fertilidad, ésta de Secorún tiene una abertura a modo de estrecho pasillo que podría formar parte del recorrido ritual de la mujer para evitar su esterilidad.

Leyenda y tradición oral

“Cuenta una tradición oral, que recogió Enrique Satué que, muchos pueblos de esta zona alta de la Guarguera, decían que los niños no venían de París, que venían de Santiago y que, para eso, las mujeres que no podían tener hijos lo que hacían era pasar a través de una estrechez de una roca, que probablemente sea ésta, que está cerca de la ermita, y que tenga que ver esto con que la mujer se empapa de la fertilidad de la tierra a través de un paso que recuerda el canal del parto. Algo muy típico y señalado en las cuevas que tenemos en la tierra baja. Exactamente. La misma tradición que las cuevas en tierra baja, lo que pasa que aquellas están excavadas en arenisca y esto simplemente es una brecha en un estrato. Pero probablemente la similitud con la estrechez del canal del parto tenga que ver con la posibilidad de que aquella mujer pudiera quedar embarazada. Daros cuenta de que en aquellos tiempos, en la sociedad tradicional, cuantos más hijos, mejor, son manos para trabajar y es riqueza para la casa al final. La peor maldición que le podía ocurrir a una pareja es que fuera ella machorra, porque siempre la culpa era de ella. Uno de los motivos por los que se dice que se quedaban las mujeres machorras era porque les echaban las brujas el mal de ojo. Claro, de hecho, la peor maldición que te podía echar una bruja era lo que llamaban ellos el encortamiento, que consistía en que no podías consumar el matrimonio la noche de bodas. Te echabas en la cama y caías. Eso es. Uno esperaba en la cama, entraba el otro, y el otro salía disparado por una fuerza misteriosa y claro, no podían juntarse nunca en la cama. Era una de las peores maldiciones que te podían dar las brujas, claro. Mira qué bien se ve Secorún desde aquí.”

Acceso

Se toma la carretera de La Guarguera con destino a Boltaña. Hay que pasar el Molino de Escartín y un poco antes de llegar a Laguarta está a mano izquierda el desvío que va al pueblo de Cañardo y a mano derecha sale una pista que nos conduce hasta Secorún. Una vez allí hay que mirar hacia el oeste, donde sobre un cerro se levanta la ermita de Santiago. Junto a la ermita, en la parte del ábside, se encuentra la piedra fecundante.

Entorno

Ermita de Santiago

Información adicional

Datos de la ficha: Eugenio Monesma

Informantes: José Miguel Navarro y Enrique Satué

Ficha José Miguel Navarro

 

Galería