Peñón D’Os Moros

Localización:

  • Comarca: Hoya de Huesca / Plana de Uesca
  • Municipio: Casbas de Huesca
  • Localidad: Labata
  • Topónimo: San Salvador

Lat.: 42.1902
Long.: -0.1799

UTM X: 732867.48258
UMT Y: 4674744.10432
Zona UTM: 30

Tipo morfológico:
Conjunto pétreo

Tipo funcional:
Espacios Sacralizados, Rituales, Otras

Descripción

Afloramiento rocoso, de perfil ovalado, situado en la vertiente noreste del monte de San Salvador.
Orientación NW-SE, con una hornacina (30X33X30 cm.) con orientación oeste y situada a 1’80 m., presidiendo una estructura que hemos llamado “el altar”
Pileta excavada en la roca, rectangular y situada en el estrato siguiente al “altar”
Cazoleta en la zona más alta del afloramiento, al noreste del altar y de la hornacina.
Restos de habitáculo al sur de la roca. Se aprecian, perfectamente una serie de inserciones talladas donde se debieron asentar los maderos de cubierta.
En la zona más alta del monte de San Salvador, encontramos las ruinas de la ermita homónima, de orientación canónica, puerta orientada al sur y sin restos que permitan adscribirla a un estilo o una época concreta.
Aparición esporádica de elementos metálicos1, monetales y cerámicos en el entorno inmediato del Peñón y de la ermita.

Historia

Desconocida.
Hay testimonios de hallazgos de monetales ibéricos y romanos en el entorno inmediato al peñón y la ermita así como fragmentos de cerámica de la misma cronología.
Los materiales hallados, que se encuentran en el museo arqueológico provincial, se datan en el siglo VI. A.C.

Leyenda y tradición oral

La información referente a ésta pieza de extraordinario valor antropológico, histórico y arqueológico fue recogida por Eugenio Monesma y gentilmente cedida para este trabajo.:
Entrevista a Lourdes Puyuelo de Labata. 57 años. Junio de 2013.

Esta piedra siempre se le dijo la Piedra de los Moros. Y luego, posteriormente, se pasó a llamar el Peñón de San Salvador, porque en referencia a una ermita que hay allí al fondo, que ha sido la ermita de San Salvador, y desde entonces siempre ha sido “El Peñón de San Salvador”. Pero el nombre anterior siempre ha sido
El Peñón de los Moros”. Exactamente, “El Peñón de los Moros”. San Salvador fue una cristianización de este lugar pagano. Perfecto. Así es.”

LOURDES.- “Yo tengo una leyenda, porque nosotros aquí de pequeños tenía unos campos aquí mi padre y veníamos mucho por aquí y entonces ellos siempre nos contaban leyendas de este peñón. Una de esas leyendas dice que aquí en este peñón habitaba una serpiente encantada. Esta serpiente era la guardiana de un tesoro, el tesoro era una olleta llena de monedas de oro. Por aquel entonces, un pequeño pastor de Labata solía venir por aquí con su ganado y se hizo muy amigo de la serpiente. Se hicieron tan amigos que le traía cada día desde el pueblo una cazuela con sopas, y la serpiente a su vez, muy de vez en cuando, le regalaba una moneda de oro. Entonces, los dos eran muy felices juntos hasta que un buen día el chico tuvo que ir a combatir a tierras lejanas. Se despidió de la serpiente, la serpiente se quedó muy triste esperando que regresara el chico. Pasaron los años y efectivamente el chico regresó. Pero ya no era aquel chico bonachón que se había ido a aquellas tierras, sino que se había convertido en una persona super egoísta. Entonces, el único objetivo era llegar al pueblo, subir aquí, matar a la serpiente, robarle el tesoro, y decir en el pueblo que se había enriquecido en aquellas tierras donde había estado. Y así lo hizo, efectivamente, llegó al pueblo, subió aquí, pero con lo que él no contó fue que la serpiente era una serpiente mágica y como tal sabía en cada momento lo que estaba pensando el chico. Así que la serpiente lo esperó detrás de unas piedras, oculta, y cuando llegó a su altura el chico, se abalanzó sobre él, se enroscó en su cuerpo y lo mató. Y ésta es la leyenda de este Peñón.

Y en el pueblo se contaba mucho también, que en las Eras Altas, entonces estaban trillando y de repente miraban a la ladera y veían toda una colada inmensa tendida. Entonces, todos los vecinos la atribuían a los poderes mágicos de la serpiente, que en realidad decían que era una mora que la habían encantado en una serpiente.”

Acceso

Autovía A-22, desvío a Angüés. Una vez en el pueblo, coger la carretera A-1228 hacia Casbas de Huesca. Pasado este pueblo y después el de Sieso, el siguiente al que llegaremos será Labata. Debemos continuar en la dirección que llevamos durante 3 km hasta dar con una pista que sale a nuestra izquierda, al lado de un cartel turístico de la comarca de la Hoya de Huesca. Seguimos la pista, en relativo buen estado. A los 600 m. dejaremos una granja a nuestra derecha y a los 900 una pista que parte a nuestra derecha. La obviamos y subimos manteniendo la dirección. El piso de la pista, a partir de aquí, empeora notablemente. 150 m. más nos dejarán en la entrada de un campo donde la pista muere. Justo en frente, destaca la silueta del Peñón d’os moros.
Para acceder a la ermita, habrá que bordear el campo por el oeste y buscar el paso más cómodo para salvar las fajas plantadas de almendros que cubren la base de la cima.

Entorno

Entorno intensamente antropizado, con campos de cultivo y fajas plantadas de almendros. Diminutos bosquetes residuales de encina (Quercus ilex) que ocupan laderas y superficies más agrestes donde no es posible el cultivo.

Estado de conservación

Regular. Importante meteorización mecánica. Abundante presencia de musgos y líquenes. En las grietas medran enebros, coscojas y encinas que podrían quebrar algunos puntos.
En el lado oeste hay una gran higuera que, de momento, no afecta al conjunto, no así en el lado oeste, donde crece un litonero (Celtis australis) que podría ocasionar en menos de una década importantes daños.

Información adicional

Datos de la ficha: José Miguel Navarro

Informantes: Para Eugenio Monesma:
Lourdes Puyuelo natural de Labata, de 57 años. Entrevista realizada en junio de 2013.

Track de acceso

Ficha Eugenio Monesma

 

 

Galería