Peña Os Bozos

Localización:

  • Comarca: Hoya de Huesca / Plana de Uesca
  • Municipio: Casbas de Huesca
  • Localidad: Labata
  • Topónimo: Os Bozos

Lat.: 42.187277778
Long.: -0.171916667

UTM X: 733536.57787
UMT Y: 4674442.03114
Zona UTM: 30

Tipo morfológico:
Conjunto pétreo

Tipo funcional:
Espacios Sacralizados, Fecundantes, Rituales, Apotropáicas, Simbólicas

Descripción

En el término de Labata nos encontramos con un singular recorrido de tres piedras rituales, dos de ellas de gran tamaño, la de «Os Bozos» y otra que se encuentra cerca de la ermita de Santa Lucía, en las que se yerguen sendas columnas pétreas talladas. Justo detrás de la Peña Os Bozos se pueden apreciar los restos óseos que afloran en unos enterramientos cuyo origen no ha sido estudiado. El primero de estos enterramientos se encuentra a 12 metros detrás de la roca y el otro a 3,40 metros del anterior.
El simbolismo de la Peña Os Bozos y los elementos que en ella hemos podido encontrar (cazoletas y betilo), que en un principio planteamos la hipótesis de que fuera el soporte de una cruz, han sido interpretados por el profesor Antonino González Blanco, catedrático de Historia Antigua en las universidades de Zaragoza y Murcia: «¿Y en la piedra de arriba sabía si tenía alguna cruz o algo?. No, no. No hemos visto nunca cruz. Es más fácil pensar que esto es un betilo. Betilo es una columna pequeñita. Un betilo es una señal que recuerda algo, es una señal de toma de posesión, es una señal de pertenencia, de propiedad al dios, es un tipo de fecundidad de la tierra. Es lo mismo que el mayo, pero puesto en una roca para que esté siempre. El rito del mayo se hace en la noche de la Walpurgis, generalmente en esta cultura civilizada. ¿Pero cómo se hacía antes, cuando no había meses todavía, cuando no había calendario o el calendario era una cosa de aquellas manuales?. Pues era una forma de fecundar la tierra, probablemente, y si además hay al lado una cazoleta excavada y con salida es un lugar de libación, más que seguro. Eso es un rito primitivo de fecundar la tierra. Y de darle culto.»
El betilo es una pieza vertical de piedra, encajada sobre la parte más alta de la roca, de 85 cm. de altura, de forma octogonal con paredes irregulares, pues cuatro caras miden 11 cm. de ancho y las otras cuatro, 8 cm. La parte superior del betilo está horadada con un agujero de 10 cm. de profundidad y de 19 cm. de diámetro.
A 78 cm de la base del betilo hay tallada una cazoleta de 45 cm. por 34 cm. No se aprecia ninguna canalización que pudiera conducir el agua del betilo hacia la cazoleta.
En la cara sur de la roca encontramos dos semicírculos tallados. En uno de ellos se aprecia la forma de una cruz en el centro del mismo, lo que sugiere una cristianización de este lugar ritual. En el interior del otro semicírculo, a pesar de la erosión, se aprecian tres puntos tallados formando los vértices de un triángulo.
Posiblemente, aquel potencial de la roca para fertilizar la tierra también fuera utilizado por aquellas mujeres que no podían tener descendencia, impregnándose de su poder fecundante, como nos cuenta el vecino de Labata Pedro Viñuales: «Lo que sabía, que casi me da vergüenza contarlo, que dice que había una piedra, que no la he visto nunca, y mire que he pasado por aquí cientos de veces y he estado aquí encima de esta piedra, que había una piedra grabada la cosa que tenemos los hombres, los testículos y lo demás, y que la mujer que no se podía quedar embarazada iba, ponía la mano encima y a continuación ya se quedaba embarazada. Así de deprisa. Bueno, así de deprisa y tendría que ir con su marido o con el que fuera. Eso se contaba en el pueblo, pero yo no me lo creo.»
Y otro vecino, Julio Balenga, nos cuenta que: «Ponían flores, un día determinado, pero nada más podían venir que mujeres, hombres ninguno, estaba prohibido. Si algún hombre venía con las mujeres… era cosa de mujeres. No podían venir hombres porque estaba prohibido. Ritos que tenían. Sí señor. Mujeres y crías de 14 años para arriba. De 14 años para abajo tampoco.»
De los rituales primitivos que aquí se celebraban apenas queda un rescoldo en la memoria de las personas de más edad de Labata. La cristianización de este lugar de culto ancestral se manifiesta en los símbolos que todavía se aprecian tallados en la Piedra de Os Bozos, y en el recuerdo de la procesión del día de la Cruz de Mayo. Así nos lo cuenta Pedro Viñuales: «Pues el día 3 de mayo, si mal no recuerdo. ¿Y vienen directamente aquí?. Y venían directamente aquí cogiendo el camino que iba a Aguas y llegando a la otra piedra de Los Recuengos echaban la bendición del monte, de los términos, que decían ellos. Aquí se empezaba y lo de bendecir los términos era en la otra piedra.»

Otra piedra ritual a la que se acudía en el recorrido procesional del día de la Santa Cruz se hallaba hincada en la partida de Recuengos, como bien nos recuerda Pedro Viñuales: «Esta piedra estaba de pie, la tiraron que estaba aquí junto al camino, para ensanchar el camino. Y aquí venían y bendecían los términos que se dice. Echaban las bendiciones correspondientes…El que hacía de cura o era cura o lo que fuera, echaba la bendición y derecho allá.»

La tercera piedra ritual de este conjunto se encuentra en el término de Paradas, muy cerca de la ermita de Santa Lucía, que se describe en la ficha correspondiente.

Por sus características y por la tradición oral recogida entre los vecinos, este conjunto de moles pétreas que se han conservado en el término de Labata bien podría estar relacionado con ritos precristianos vinculados a la fertilidad de las tierras y de las mujeres.

Podríamos decir que estamos en lo que pudo ser una Vía Sacra convertida posteriormente en un Vía Crucis.

Madoz nos dice en su obra que en Labata hay dos ermitas, la de Ntra. Sra. del Río y la de Santa Lucía. De la de San Salvador y la de la Santa Cruz no dice nada.
También nos habla de que hay canteras de piedra de arenisca que se utilizan para la construcción de las casas.

Según Antonio Ubieto, muy cerca se encuentra el despoblado medieval de Labatella.

VISITA A ALGUNAS PIEDRAS RITUALES CON TERESA CORNEJO

13 de noviembre de 2016
Detrás de la Peña Os Bozos, que está en la zona Oeste, y por lo tanto en la zona de umbría, aprecia una energía no favorable para la biología. Es como un sector de anillo de unos 5 metros alrededor de la roca.
En este entorno no favorable mide una energía de 5.600 Bv
Allí aprecia una posible chimenea comotelúrica, como de unos 3 metros de diámetro. Pero que no tiene una vibración energética positiva que es lo habitual en este tipo de alteraciones en la naturaleza.

Sin embargo, en la zona de los túmulos o enterramientos, aprecia una energía favorable bioenergéticamente.Luego pasamos a la cara Este, la que da al campo y contiene los grabados en su superficie. Allí las varillas le marcan una zona de alteración asociada a falla con una anchura de unos seis metros aproximadamente, la misma que tiene la parte superior de la roca.
.
Mirando de frente a los grabados, es decir, desde la dirección Sureste, observa que emana un campo positivo de energía de hasta 9 metros de distancia, cuya vibración energética es de 25.000 Bv, que favorece la vida.

VISITA CON EL GRUPO DE SACRA SAXA el día 27-11-16

En esta visita, Pepa Calvo mantiene su escepticismo a estos temas y dice que en lo que yo planteo como un posible betilo, allí habría una cruz.
Isaure Gratacos defiende que esto era un lugar de culto pagano y le contesta a Pepa Calvo que “si esto es un lugar con piedras en el que no hay ninguna construcción religiosa, alguna razón de peso habría para que se cristianizara.”
Miguel Giribets mide las energías con su péndulo y observa que toda la zona de la peña de Os Bozos tiene energía positiva.
Observando bien la inscripción de la Cruz que hay en la peña nos damos cuenta de que se trata de una cruz de Lorena, tomada como emblema contra la tuberculosis y en la ofrenda de flores a la Virgen del Pilar.
Una de las posibles interpretaciones de la otra inscultura formada por tres puntos podría ser la representación de la Trinidad.
También hemos encontrado otro fragmento de vidrio de una botella antigua y un fragmento de cerámica del fondo de un cántaro.

Acceso

Tomando en Angüés el desvío hacia Sieso y Labata, una vez pasado el pueblo de Labata por la carretera de Aguas, al llegar a la recta se toma una pista a la izquierda y enseguida se llega a un pequeño carrascal en el que se encuentra a mano izquierda y visible la Peña Os Bozos frente a un campo de cereal.

Entorno

Poblado íbero en lo alto del cerro.
Piedra de Santa Lucía o de Os Olivóns.
Piedra de bendición de los términos en Recuengos
Detrás de la piedra, a unos 12 metros, se encuentran unas tumbas enmarcadas por piedras hincadas; en una de ellas se aprecian restos de los huesos correspondientes a dos personas.

Información adicional

Datos de la ficha: Eugenio Monesma

Informantes: Julio Baluenga y Pedro Viñuales

Ficha José Miguel Navarro

 

 

Galería