L’Omprío

Localización:

  • Comarca: Cinca Medio
  • Municipio: Pueyo de Santa Cruz
  • Localidad: Pueyo de Santa Cruz
  • Topónimo: Peña de L’Omprío

Lat.: 41.843472222
Long.: 0.18375

UTM X: 266183.63993
UMT Y: 4636232.37512
Zona UTM: 31

Tipo morfológico:
Piedra

Tipo funcional:
Rituales

Descripción

La primera vista que tenemos al acercarnos a esta gran roca de arenisca es la puerta de entrada a una caseta tallada en su interior sobre la cual está inscrita la fecha 1915, lo que hace suponer que esa excavación se hizo en esa fecha. Se trata de un amplio recinto en el que se puede permanecer de pie, y tiene un pequeño aparador entrando a mano derecha con una inscripción ilegible, posiblemente dejada por algún usuario de la cueva. Junto a esta gran roca, al lado izquierdo de la puerta de la caseta, hay otras dos de menor tamaño.
A la peña se puede acceder por los dos lados de la roca donde se encuentra la puerta de la caseta. Por el lado izquierdo hay que pasar entre la roca principal y una de las próximas, y su ascenso se hace a través de una suave inclinación tallada en forma de pequeñas plataformas. Por el lado derecho, mirando a la puerta, podemos acceder entre unas frondosas carrascas, remontando una zona de suave pendiente de la roca en la que nos encontramos con una interesante cruz tallada que bien pudiera representar la cristianización de un lugar de culto pagano.
Al llegar a la parte superior de la roca nos recibe una gran superficie de unos 30 metros de longitud, orientada en sentido Este-Oeste, con unas 40 cazoletas de diferentes tamaños (van desde los 82 x 70 cm, hasta las de 9 x 9 cm), y de distintas profundidades y proporciones. Todas ellas están talladas en torno a la muga de la güega, de roca tallada en forma cuadrada de 1,04 metros de altura y de 40 cm de lado, que, según nos dicen, limita los términos de Binaced, Monzón y Pueyo de Santa Cruz; pero éste es un dato que hay que averiguar, pues en el mojón de la güega solo se lee la “P” de Pueyo de Santa Cruz. Esta muga de piedra tiene tallada en su cara superior un pequeño agujero, también cuadrado, en el que, por su escasa profundidad, no se podría encajar ningún objeto indicador (tablillas de coto, por ejemplo).
Con un grupo de vecinos de Binaced dedicamos una mañana a la limpieza de la roca y de todas las cazoletas para poder tomar las medidas y trasladarlas a un plano orientativo.
Hacia el este de la güega, que era la parte más cubierta tanto por la vegetación como por la tierra, descubrimos talladas una serie de cazoletas, entre las que destacan las dos principales de 60 x 46 cm y 55 x 50 cm, que están unidas entre sí. Hacia el oeste de la muga, que podríamos definir como un segundo grupo y a la vez el más abundante, encontramos las cazoletas más grandes de todo el conjunto rocoso (hay una de 82 x 60 cm y otra de 82 x 70 cm), algunas de ellas unidas entre sí por pequeños canalillos, bastante erosionados por el paso del tiempo, pero perfectamente perceptibles. En este conjunto central de cazoletas (al igual que el conjunto que le sigue) nos llama la atención el que hay alguna que, además, tiene otra cazoleta de menores dimensiones excavada en su interior, pero con una profundidad considerable. Y es también sorprendente el caso de una cazoleta que en su pared interior tiene excavada horizontalmente una oquedad bastante profunda, que no sugiere ningún uso concreto, a pesar de la dificultad que debió tener el artífice para realizar semejante trabajo. En este conjunto de cazoletas, y en la parte orientada más hacia el sur se aprecia un canalillo en forma de media luna con unas diminutas cazoletas.
Siguiendo la mirada hacia el sur, poco más abajo del roquedo, fuera del conjunto de cazoletas, fue tallada una cruz de considerables dimensiones (69 x 40 cm), que bien tendría como finalidad la cristianización de todo el conjunto rocoso.
A poco más de un metro del anterior conjunto de cazoletas, hacia el oeste, se inicia un tercer grupo al que nos va conduciendo un pequeño canalillo. Este grupo es, hasta el momento, único por su forma de excavación, pues se trata de tres cazoletas unidas entre sí, y una separada; todas ellas tienen la característica de disponer de otra cazoleta interior de menor tamaño y de considerable profundidad, cuyo uso no podemos conjeturar.
Siguiendo el roquedo hacia poniente, y en lo que podríamos denominar como un cuarto grupo de elementos, se pueden apreciar pequeñas honduras en la roca, excavadas con una finalidad indeterminada y alguna cazoleta en el extremo final de la roca, como ocurre en casi todos los conjuntos pétreos que estamos estudiando, orientadas siempre hacia los campos de labor, y, en este caso, enfrente también de un yacimiento del que nos tenemos que informar.
Todos estos elementos nos hacen plantear la hipótesis de que nos encontramos ante una roca ritual, de difícil datación al no estar excavada, y que fue cristianizada con el paso del tiempo.
El día 21 de enero de 2013 visito la Peña de L’Omprío acompañado por David Alamán, al día siguiente de dos intensos días de lluvias que, al ser invierno, no ha dado tiempo a evaporar el agua, y observo que apenas se ha almacenado agua en las cazoletas, lo que demuestra que no era ese el uso principal de estas cazoletas, y mucho menos en verano, cuando la evaporación es mayor y menor la intensidad de precipitaciones.
Observando por la superficie nos encontramos con otra cruz tallada, en este caso justo en el lado opuesto de la cruz que ya teníamos localizada, es decir, al norte, y de un tamaño similar a la anterior. Opinión de Fernando Fernández Gómez: He estado viendo la nueva piedra. No cabe duda de que ha tenido un significado ritual, aunque sea difícil decir desde cuando. Pero creo que la podéis añadir al grupo sin problema. Es posible que algunas de las cazoletas sean de origen natural, dado el tipo de piedra que es, pero está claro que luego se han trabajado de manera intencionada, con una finalidad que no podemos saber y a la que hay que dar un sentido religioso. La vivienda excavada en su interior no creo que se hiciera en su origen como simple refugio de labradores. Me parece demasiado trabajo para algo coyuntural. Creo que más bien habría que pensar que ha servido en alguna ocasión como lugar de habitación de algún ermitaño o algo similar, y de eso hay en la propia Castilla algunos ejemplos espectaculares. Aquí también los hay, en la provincia de Málaga. Y alguien que piensa vivir allí, de manera austera y retirada, sí se hace una habitaciòn para siempre, El que luego se haya cristianizado confirma además ese sentido religioso. Desde luego es algo a conservar y proteger y evitar que se meta algún ocupa que lo degrade.

Leyenda y tradición oral

Ramón, el tío de Santiago Herbera, nos explicó que su abuelo ya le contaba que en estas piedras (más concretamente en la Peña Camino de L’Omprío nº 2), en las que confluían dos o más términos, se reunían las brujas para hacer sus aquelarres.

Acceso

Desde el pueblo de Binaced se toma la carretera A-1238 que va hacia Monzón y al llegar a la rotonda se toma la variante hacia la izquierda que nos llevaría hacia La Almunia de San Juan. A poco menos de medio kilómetro, a mano derecha, junto a una pequeña caseta, sale una pista que pasa junto a una granja que queda a mano izquierda, y frente a la que hay una piedra de arenisca con un mojón en la que también encontramos cazoletas y que definimos como Peña Camino de l’Omprío nº 1. Seguimos por la pista y pronto encontramos a mano derecha en una bifurcación, otra piedra que hemos denominado Peña Camino de L’Omprío nº 2. Seguimos por esa pista a la derecha durante unos cien metros y, luego, atravesando unos campos que hay a mano izquierda, nos encontramos con la Peña de L’Omprío.

Entorno

Antes de llegar a esta piedra tenemos otros dos elementos pétreos con sendos mojones que hemos denominado Peña Camino de L’Omprío nº 1 y nº 2. YACIMIENTOS ARQUEOLÓGICOS CERCANOS: Cerca de este lugar hay yacimientos, algunos no excavados, que pudieran datar del Neolítico o de la Edad del Bronce y del Hierro, pues los campesinos han encontrado evidencias materiales de puntas de flecha, raspadores, monedas, cerámica, etc.

Información adicional

Datos de la ficha: Eugenio Monesma

Informantes: Y, además, colaboradores en la limpieza: Santiago Herbera, David Alamán, Aurora Calvo, Iván Ferris, Alfredo Guillén, José María Mareca Y Lucía Bardeli.

Galería