Galochetas de San Úrbez

Localización:

  • Comarca: Alto Gállego
  • Municipio: Sabiñánigo
  • Localidad: Lasaosa
  • Topónimo: Barranco Cuatre; Galochetas

Lat.: 42.3926
Long.: -0.2531

UTM X: 726095.07487
UMT Y: 4697024.37630
Zona UTM: 30

Tipo morfológico:
Huellas

Tipo funcional:
Pedagógicas

Descripción

Afloramiento de arenisca donde se tallaron dos huellas y un agujero donde apoyar el bastón. La tradición dice que, estando San Úrbez de pastor en la cueva de Saliellas, conducía sus ganados por estas soledades donde, en la piedra, quedaron marcadas sus huellas.
El topónimo Galocheta, hace alusión a un tipo de calzado muy rudimentario que consistía en una suela de tabla unida al pie mediante correas o cuerdas.
La pose adoptada, bastón adelantado y pies juntos, es la típica de cualquier pastor todavía hoy.

Historia

Desconocida. E. Satué, les adjudica, de forma genérica a todas las huellas de santo, una cronología en torno al siglo XVII.

Leyenda y tradición oral

La leyenda no cuenta nada más (ni nada menos) que las huellas talladas son las marcas de los pies y del cayado de San Úrbez formadas cuando pastoreaba el ganado en su época de pastor en la cueva de Saliellas de Ceresola.

Acceso

Dos posibles accesos. Ambos son difíciles, con ausencia casi total de senda. Habremos de estar muy atentos para su localización y, sobre todo, no desviarnos del track propuesto.
Para ambas hay que coger la carretera de la Guarguera, (A-1604) Una vez cruzado el puerto de Monrrepós, indicada hacia Boltaña y Ainsa, parte la carreta que vertebra todo el valle, paralela y siempre en la derecha hidrográfica del río Guarga.
La primera opción, más corta, parte 250 metros pasado el km 13 y unos metros antes de la pista que sube a Artosilla (señalizado). Debemos cruzar sin puente el río (problemático en época de lluvias o deshielo) e ir a buscar un mínimo collado que se insinúa al sur. Hay trazas de paso, pero nunca sendero bien definido.
Una vez en el collado, bajaremos a cruzar el barranco Cuatre en el punto donde desagua también el barranco Paniconialla que viene del sur.
Entre ambos barrancos, en una zona pedregosa y deforestada, se encuentran las galochetas.
Otra opción, más larga y más complicada, parte en la curva a derechas previa a entrar en el núcleo urbano de Aineto.
La pista, sin pérdida, nos llevará a la Pardina de Perula donde termina. Bajaremos ya sin senda hacia el barranco situado al oeste y seguiremos su cauce, en sentido ascendente, hasta llegar a un tozal (cota 940 m.) desde donde ya veremos el desarrollo del Barranco Cuatre y del Paniconialla. Metros antes de donde confluyen, a veces enmarcadas con piedras, están las Galochetas.
Ambas opciones requieren un esfuerzo considerable y sentido de la orientación. No recomendamos emprender la ruta sin saber moverse por el monte o, en su defecto, disponer de GPS.

Entorno

Estamos en la Guarguera más desconocida. Los antiguos caminos, ampliamente usados hace décadas, han caído en el abandono, se han cubierto de vegetación o simplemente han desaparecido. La naturaleza se recupera rápidamente después de siglos de pastoreo, talas e incendios. Nos rodeará vegetación rala propia de suelos paupérrimos en nutrientes. Únicamente en las cuencas de los menguados barrancos veremos pequeños bosquetes de pino silvestre, quejigos o incluso encinas.
Como dato curioso, todo el entorno que rodea las galochetas se haya cubierto del liquen Evernia prunasti convirtiendo el lugar en un sitio con magia que merece la pena visitar.

Estado de conservación

Muy malo. La roca sufre una intensa erosión mecánica y química. Lo único que se aprecia bien es el agujero del cayado. Las huellas hay que imaginarlas más que verlas aunque hace décadas, en palabras de un informante de Lasaosa, “hubieran convencido a un rojo”
Sería deseable una consolidación de la roca o, por lo menos una limpieza del entorno y una señalización permanente.

Información adicional

Datos de la ficha: José Miguel Navarro

Informantes: Enrique Satué, Óscar Ballarín, Arturo González.

Track de acceso

Ficha Josefina Roma

Galería