Descansadero Abellada-Pardineta La Torre

Localización:

  • Comarca: Alto Gállego
  • Municipio: Sabiñánigo
  • Localidad: Abellada
  • Topónimo: Pardina de la Torre

Lat.: 42.3421
Long.: -0.2082

UTM X: 729976.69862
UMT Y: 4691537.01863
Zona UTM: 30

Tipo morfológico:
Montón de piedras

Tipo funcional:
Espacios Sacralizados, Funerarias, Rituales

Descripción

Montón de piedras situado a orillas del camino que, desde la Pardina de la Torre, lleva a Abellada.
En él, se hacía un descanso y se cambiaba de porteadores cuando se transportaba algún cadáver desde la Pardina de la Torre, donde no había cementerio (Al menos en el siglo XX) hasta el cementerio de Abellada.

Leyenda y tradición oral

Como se ha indicado, la ausencia de cementerio durante el siglo del que se tiene memoria en la Pardina Latorre. (Aunque sí que existe un espacio delimitado como tal al sur de la pequeña iglesia advocada a San Antón) hacía que cuando se producía un fallecimiento, se llevara el cadáver a enterrar en sagrado al cementerio de Abellada. El punto donde se ubica el mojón era donde los porteadores dejaban el cadáver, descansaban y rezaban una oración y, a partir de allí, eran los de Abellada los que se encargaban del transporte y entierro.

Acceso

Largo y complicado acceso por caminos, a tramos sin señalizar. Por el contrario recorreremos partes del Parque Natural de Guara que no están dentro de los circuitos habituales obteniendo preciosas perspectivas de su cara norte.
Para acceder a ella, una vez llegados a Nocito, pero sin entrar en la población, seguiremos las indicaciones para llegar al Santuario de San Úrbez, magnífico inmueble prerrománico situado en un lugar donde se respira naturaleza e historia.
Cogeremos, hacia el noroeste y señalizada, una senda que se dirige a la “Cruz del Santo” y la Pardina Latorre. La senda asciende entre un bosque de gran belleza, con magníficos ejemplares de quejigos varias veces centenarios. Dejaremos a la izquierda el sendero que nos llevaría a la cruz del Santo y a la Cueva Airal y continuaremos hacia la derecha (este) hasta avistar los menguados restos de la Pardina Latorre. Hasta aquí habremos andado por una senda mínimamente señalizada y recientemente desbrozada pero, a partir de aquí, habremos de estar muy atentos a una mínima traza que marca la desdibujada senda que unía este núcleo con la población de Abellada.
Cruzaremos un collado, y cuando la senda empieza a descender, estaremos atentos a nuestra derecha donde veremos, tras 10-15 min. desde el collado, el montón de piedras.

Entorno

El lugar por donde transitamos forma parte de la Ruta Urbeciana recientemente recuperada y dada a conocer en dos extraordinarias joyas bibliográficas publicadas por O. Ballarín y A. González. En ellos se describe con rigor y mimo todo lo que rodea al culto de San Úrbez, desde la arquitectura a la historia o las leyendas y costumbres a la vez que se traza una sugerente ruta que une todos los templos Urbecianos desde Añisclo hasta San Pedro el Viejo de Huesca.
Este tramo, situado al sur de la Sierra y antes de llegar al valle de Nocito, la vegetación se recupera después de siglos de pastoreos, talas y quemas. Prácticamente todo lo que nos rodea son campos, fajas y sendas cada vez más difuminadas.

Estado de conservación

Mala. Importante meteorización por las características propias de la roca. La falta de uso y el desconocimiento de esta costumbre por los pocos caminantes que transitan a su lado hará que a medio plazo, el montón se disgregue y desaparezca.

Información adicional

Datos de la ficha: José Miguel Navarro

Track de acceso

Galería