Camino y Santuario de Santa Elena

Localización:

  • Comarca: Alto Gállego
  • Municipio: Biescas
  • Localidad: Biescas (Biescas)
  • Topónimo:

Lat.: 42.6594
Long.: -0.3187

UTM X: 719758.77989
UMT Y: 4726477.43720
Zona UTM: 30

Tipo morfológico:
Conjunto pétreo

Tipo funcional:
Espacios Sacralizados, Rituales, Pedagógicas, PareidoliasCurativas, Simbólicas, Otras

Descripción

*El santuario rupestre de Santa Elena constituye, junto con Santa Orosia y Nocito tres de los centros romeros de devoción popular más importantes de la comarca del Alto Gállego. A él concurren tanto los habitantes de la tierra de Biescas como los del Valle de Tena.
*El camino de acceso desde Biescas, presenta, como todos los caminos que acceden a santuarios, un importante cúmulo de hitos o trancos que preparan al romero para el final del trayecto, donde se encuentra el fin último de la peregrinación. En este caso, la ermita de Santa Elena.
Desde el inicio los puntos son:
*Iglesia del Salvador. Románica pero muy reformada tras la guerra civil. Históricamente la ermita de Santa Elena ha sido privativa de esta parroquia.
*Cruz Airal o Cruchiral. Al inicio de la senda. De factura moderna con basa de piedra. Desde allí se bendicen los términos.
*Silleta y fuente de Santa Elena. Bloque monolítico de arenisca calcárea con forma de sillón donde la tradición asegura que se sentó Santa Elena a descansar.
En este punto existe la tradición de una huella del pie de la santa sin que ningún informante, incluso los de mayor edad, hayan sido capaces de indicarnos a ciencia cierta donde está.
*Cruzifierro. Muy cercana a la silleta. De factura moderna sobre un bloque errático de granito.
*Puente del diablo que cruza el barranco de Lasieso (S. XVI)
*Dólmen de Santa Elena. Reconstruido. Formaba parte de dos cistas dolménicas destruidas durante la guerra civil. El actual es fruto de una restauración hecha por el ayuntamiento de Biescas en la década de los 70 del siglo XX.
*Zoque de Santa Engracia. Herencia de un antiguo poblado medieval. El zoque vino a sustituir a la parroquial desaparecida. Destruido en la década de los 40 del siglo XX, fue restaurada nuevamente por la asociación Erata de Biescas en 2011.
*Ermita Santuario de Santa Elena. De estilo ecléctico, guarda restos del siglo XIII. Situado en un paraje de incomparable belleza, es un lugar ampliamente visitado por devotos, turistas y paseantes. Al lado está la “fuente Gloriosa” y la cueva donde, supuestamente, se escondió de sus perseguidores Santa Elena.
*Cabeza del moro. Desde el puente de acceso al santuario por la carretera A-136 Biescas-Francia por Portalet, mirando aguas arriba y en una de las escarpadas orillas que constituyen el estrecho de Santa Elena se puede ver “la cabeza del moro que perseguía a Santa Elena”1
*Zoque de Santa Elena. Al lado del antiguo camino real, era punto de reunión de las cruces del Valle de Tena que acudían a las veneraciones en el santuario.

Leyenda y tradición oral

*Muchas y muy variadas leyendas se cuentan tanto del camino como de la ermita de Santa Elena. La base sobre la que se sustentan todas las demás es la creencia por la cual Santa Elena, madre del emperador Constantino pasó por estas tierras huyendo de unos perseguidores. Después de pasar por Biescas y entrando en el Valle de Tena vio una cueva y se escondió. Allí, como una araña tejió una tela en la entrada del escondrijo, logró salvarse al despistar a sus perseguidores. Donde la araña tejió, Elena no entró, dijeron. Más tarde, también se dice que el castillo que su hijo Constantino mandó construir en la zona recibió el nombre de Santa Elena. Siglos más tarde se levantó la ermita en recuerdo de la santa.
Una vez establecido el culto, se adjudican al lugar multitud de historias milagrosas como el caudal de la Fuente Gloriosa que crece y decrece presagiando calamidades o periodos de prosperidad; también se dice que sus aguas proceden del sagrado río Jordán, desde que un peregrino llegado a la ermita en el medievo descubriera flotando en ellas el bastón que había perdido tiempo atrás en Tierra Santa.
Un uso asociado al espacio, es el que hacían los devotos que recogían piedrecitas de la cueva que hay situada detrás del retablo y las chupaban con el convencimiento de que eso les libraba del dolor de garganta durante todo un año.
*Por otro lado, en la silleta de Santa Elena se conservaba una huella de la santa que estaba en dirección contraria hacia donde huía y es que, la emperatriz se había puesto los zapatos al revés con el fin de despistar a sus perseguidores.
*Del puente del diablo se conserva también una leyenda, común a muchos lugares que asegura que un mozo de Biescas pretendía a una chica que no le hacía caso. Invocó a Satanás y éste se le apareció diciéndole que le concedería el amor de la chica pero que, un día tendría que hacer lo que el diablo le ordenara.
Así fue, la pareja empezó a salir y fueron felices durante unos años hasta que Satanás se les apareció y les ordenó que tenían que coger una escoba, sentarse los dos y viajar a un punto donde les ordenaría hacer otra cosa. Cuando pasaban volando por encima del barranco de Lasieso, a gritos, ordenó el demonio al mozo que arrojara a la chica al barranco. Horrorizados, ambos se pusieron a rezar y a encomendarse a Santa Elena y a la Virgen. Como cabía esperar, pudieron más la Virgen y la Santa que el Diablo y ambos aterrizaron sin sufrir ningún daño.
*A lo largo del curso del año se celebran cuatro grandes romerías en este santuario:
– El 7 de febrero los vecinos de Biescas celebran la victoria sobre los hugonotes en 1592. En muchas ocasiones, sin embargo, se celebra en la parroquia.
– El domingo de Pentecostés (también denominado «Día de las Cruces) acuden las 33 parroquias del municipio de Biescas.
– El 13 de junio, festividad de San Antonio de Padua, van los vecinos de Biescas y Hoz de Jaca.

Acceso

El camino se inicia en Biescas, en la iglesia del Salvador situada en el barrio de la Peña.
Todo el camino está señalizado como PR-HU 78.

Entorno

La senda de Biescas a Santa Elena corresponde con el camino real que comunicaba esta población con el Valle de Tena y con Francia.
Lugar de tránsito obligado de viajeros, ejércitos, mercancías o peregrinos, el camino guarda todavía la esencia de los viejos senderos en los que, cada recodo, guarda una historia.
Además, desde un punto de vista medioambiental, es muy interesante la transición entre el flysch eoceno y las calizas con lo que implica tanto en el relieve como en la naturaleza del sustrato que asienta, a su vez, a una variadísima flora.

Estado de conservación

Muy bueno. Todos los elementos se hallan cuidados y los habitantes de Biescas son conscientes de su valor e interés histórico.

Información adicional

Datos de la ficha: José Miguel Navarro

Track de acceso

Galería